miércoles, 26 de mayo de 2010

CALAMBRE PUEDE LLORAR

Amiguitos, hacedme caso, cuidad de lo que teneis, pues todo puede hacerse efimero.
Luchad por lo que quereis, pues es vuestro.
Jamas dejeis que nadie se interponga entre vosotros y lo que amais. Pues lo que amais es un reflejo de vosotros mismos.

Hacedme caso, la persona que esta a vuestro lado es lo mejor que jamas tendreis. Por encima del dinero, de todo lo material, de todo lo que veais a traves de la ventana.
Pues esa persona, no lo olvideis nunca, esta con vosotros por que quiere.
Tratadla bien.
Tratadlo bien.
Y si alguna vez dudais de algo recordad esto :
El o ella es un reflejo de mis deseos, es un reflejo de mi. El o ella tambien soy yo.
Hasta la proxima amiguitos. Y no olviden amarse y megacomunicarse!

2 comentarios:

Iraunsugue_Eternia dijo...

A veces, la persona que elegimos, la que nos escoge…no era para nosotros, no éramos para ella. Pero en caso de que así sea secundo cada una de tus palabras, la casa se construye entre dos, los vecinos viven fuera y solo se les invita a un chato de vino…la botella debería pertenecen a los que han construido el hogar, los demás no importan.

Un abrazo eléctrico.

LIGEIA dijo...

Sea la primavera o el amor, tienes mucha razón pero siempre que la otra persona lo sienta igual, porque si no se convierte en lo peor que tenemos, aunque lo de que la otra persona es un reflejo nuestro, me parece algo ególatra.

Creo que no somos reflejos de nadie, aunque tengamos muchas cosas en común y ver al otro o la otra como una proyección nuestra tiene sus peligros, como que un día despertemos y veamos que la otra persona es una extraña. Pero es que es lo más difícil es amar a alguien por sus diferencias, no por sus reflejos.

Un abrazo, y me gustó mucho tu comentario en mi entrada Crisis, muy acertado y real. Gracias por pasarte de nuevo por mi camino.